sábado, 27 de febrero de 2010

El perfume de la bondad

El perfume de la bondad


"Pedro se acercó entonces y le dijo: -Señor ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces ?
Dícele Jesús: - No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete". Mt. 18,21-22


Menos trabajo y menos tiempo cuesta reformarse a sí mismo que tratar de reformar a los que nos hacen padecer, menos cuesta plantar una virtud en nuestro corazón que extirpar un vicio del corazón ajeno.
Y esto, no porque el prójimo sea peor que nosotros, sino porque nosotros podemos obrar en nosotros, pero no en ellos.
¿Por qué entonces, no vamos a lo más fácil? ¿ Por qué tanto interés en que los demás limpien el jardín de su vida, cuando nosotros lo dejamos invadir por cien hierbas malsanas?
Por eso resulta tan sabio aquel aforismo: " Procura corregir en tí mismo cuánto te disguste en los demás".
¡ No sé por qué razón nos sentimos todos con derecho a reprender a los demás ! Y William Penn afirma que solamente " tienen derecho a censurar los que tienen corazón para ayudar".
Una represión puede ser provechosa, si es oportuna y no será oportuna, si sale de unos labios que tiemblan de ira.
Es más fácil sentir la bondad que definirla; más vale saborearla que explicarla; su ubicación, por otra parte, mejor está en el corazón que en la inteligencia. La bondad, al mismo tiempo que nos multiplica y nos extiende, nos desembaraza de la sensación de ser seres inútiles.
El hombre se inclina hacia el talento; sólo se arrodilla ante la bondad.
Sin la bondad, ni la fuerza, ni el saber, ni la belleza harán duraderas conquistas en el mundo de los hombres. Quién más, quién menos, todos habremos soñado alguna vez con reformar el mundo; pues bien, ese es un sueño que puede llegar a ser realidad.
Al menos podremos reformar al mundo que se desarrolla a nuestro alrededor, esas personas con las que vivimos o de alguna manera tratamos en nuestro quehacer diario.
Las reformaremos, las haremos mejores, haciéndonos a nosotros más buenos; cultivando en nuestro corazón los sentimientos delicados de la bondad. ( texto de A. Milagro )


18 comentarios:

  1. இڿڰۣ- இڿڰۣ--இڿڰۣ-- இڿڰۣ--இڿڰۣ--

    (\ (\
    (=':')
    ((")(") ♥ que bonita entrada , deseo que tengas un super fin de semana besitos para ti. ♥

    இڿڰۣ- இڿڰۣ--இڿڰۣ-- இڿڰۣ--இڿڰۣ--

    ResponderEliminar
  2. Un posta hermoso para la reflexión, gracias por compartirlo..

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que disfrutes el fin de semana...

    ResponderEliminar
  3. Soy tu amiga fuera del cyberespacio.Como digo yo en la vida real.Y te acepto como sos, sin que reformes nada :-).
    Beso
    Clau

    ResponderEliminar
  4. Una entrada tan sabia como oportuna. Vivimos unos tiempos en los que nos pasamos la vida culpando al otro de nuestras desdichas, cuando nuestra verdadera desdicha es la falta de bondad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Las buenas energias siempre son compartidas.

    Cariños

    ResponderEliminar
  6. Olá
    Um belo texto, cheio de reflexão.
    Beijos

    ResponderEliminar
  7. Es que resulta fácil culpar a los demás y desviar la vista de nuestro corazón, si todos optásemos por ser mejor persona cada día, tantas cosas cambiarían ... pero en ello estamos Mariana, frente a la gran cadena de favores como el sentido de tu entrada! Maravillossssssa! Muacc

    ResponderEliminar
  8. A veces hay que asumir las cosas y ser humilde.
    Gran post, Mariana. Me dejas reflexionando.

    Muchos besos, amiga

    ResponderEliminar
  9. Hola, me han gustado fotos, mi fotografo personal www.gizurdemefloc.blogspot.com

    Un abrazo desde España.

    ResponderEliminar
  10. es verdad la bondad ya nos rodea de paz en el alma ...besos
    Marina

    ResponderEliminar
  11. :: (\_(\
    *: (=' :') :*
    .. (,('')('')¤°.¸¸.•´¯`* holitaa Mariana que tengas una super y linda semanaa, te me cuidas muchoooooooooooo, besitosss.
    Jessi

    ResponderEliminar
  12. Que fácil es juzgar a los demas,eh!!
    Es esencial ser crítico con nosotros mismos.
    Sabemos mucho de nuestro yo interior, así que pongámonos manos a la obra.
    Que quién no se quiere, no podrá dar amor.
    Que quién no es feliz, no podrá regalar felicidad....
    Y así sucesivamente....
    Mariana, un beso y cuidate.

    ResponderEliminar
  13. Maravillosa entrada, con reflexiones admirables, bíblicas y para no olvidar. Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola precioso y reflexivo texto,
    un placer pasar por tu casa,

    Te queria comentar que mi poema “ES LA DICHA” compite en Antología Literaria, si te gustó agradeceré tu voto, solo hay que marcar el
    circulo en la columna derecha y pinchar vota.
    aquí te dejo el enlace para ver el poema,
    gracias por tu dedicación.
    que tengas una feliz semana.

    http://antologialiterariaactual.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  15. Me ha gustado qeu alguien hable de algo tan importante comoe s la bondad...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. ¡AY! SI SUPIERAMOS CONTENERNOS Y HABLAR SOLO CON BONDAD, QUÉ DIFERENTE SERÍA LA VIDA...
    MUY BONITA TU ENTRADA.
    Un abrazo fuerte desde mi librillo.

    ResponderEliminar

..."cada vez que llegas hasta aquí, un Arco Iris de estrellas une tu corazón al mío"...