jueves, 26 de marzo de 2009

La virtud de la humildad



Nuestra vida nos presenta numerosas oportunidades para ser sencillos y humildes. Oportunidades que muchas veces " dejamos pasar" porque la cultura actual parece enseñarnos que los que "triunfan" son los prepotentes, los orgullosos y los que saben imponerse a los demás.
La humildad no deja de lado una sana y equilibrada autoestima.
La humildad no es humillación. La sencillez no es despreciarse. Avanzar en el camino de una verdad que nos hace felices.
Tratar de vivir humildemente es aprender a valorarse y a valorar a los demás en la medida justa y sin sobrevaloraciones.
Nos queda algunos cuestionamientos para reflexionar:

* ¿ Sabemos dar a los demás y a nosotros mismos el lugar que nos corresponde?
* ¿ Somos capaces de poner nuestros talentos al servicio de los que necesitan y, al mismo tiempo, aprender de los demás cuando lo necesitamos?

Bibliografía: Emilio Colombo

Hay que realizar las obras con modestia. Cuánto más grande es la realización que hace el hombre, mayor debe ser la humildad. No sirven las mejores acciones si van a producir orgullos vanos o pedantería en la relación con los demás.
El hombre de corazón inteligente medita las enseñanzas que le da la vida y va rumiando la experiencia PARA LLEGAR A LA SABIDURÍA.
El hombre sabio quiere tener el oído atento porque ése es el verdadero camino para seguir siendo sabio. Quien escucha es dueño de un tesoro incomparable. Los hombres deberíamos aprender a escuchar para descubrir la verdad.

4 comentarios:

  1. Creo, Mariana, que la humildad es la virtud más buscada, es propia de los sabios.
    Gracias por tus palabras, son de una ternura muy necesaria en estos días de indiferencia.
    Será un placer encontrarnos.
    Alicia

    ResponderEliminar
  2. muy buena entrada, sabes la humildad hoy en dia esta muy perdida, y admito que hasta en mi misma persona a veces es dificil encontrarla...

    ResponderEliminar
  3. Ooooooh
    Desde ontem eu tento comentar seu blog e nao consigo!
    Agora, consegui! aeeee
    Olha, estou bem melhor da enxaqueca! E voltei a frequentar a academia!
    Assim, que tudo esta caminhando.
    Um beijo bem grandao!

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito, Mariana. Tienes un excelente gusto en la elección de tus lecturas. Gracias por traerlas aquí. Efectivamente, la humildad, no sólo no excluya la propia estima, sino que "es la verdad"... La verdad que cada uno percibe, si su conciencia está rectamente formada. Lo de que "la humildad es la verdad", lo dijo, literalmente, otra Teresa, Teresa de Ávila... Un beso, Mariana. ¿Cómo sigue Claudia?

    ResponderEliminar

..."cada vez que llegas hasta aquí, un Arco Iris de estrellas une tu corazón al mío"...