miércoles, 18 de febrero de 2009

Tu sol de cada día


Acepta cada nueva mañana
como un regalo, como un don
y, si es posible, como una fiesta.
No te levantes demasiado tarde.
Mírate al espejo,
sonríete a tí mismo, date
los " buenos días": así tendrás
un cierto entrenamiento para decirlo
también a los demás. Si conoces
los ingredientes del "sol"
puedes prepararlo tú mismo
como tu comida cotidiana.
Toma una buena dosis de bondad,
añade mucha paciencia;
paciencia contigo mismo,
paciencia con los demás. No
olvides esa pizca de humorismo
que hace digerir las contrariedades.
Mézclale una buena dosis de interés
por el trabajo y vierte sobre el conjunto
una gran sonrisa:
¡así obtendrás tu sol de cada día! (Phil Bosmans)
"Ese sol"que nos entibiará el alma cuando se pone triste...
"Ese sol" que nos dará su mano para saltar "el muro de la indiferencia".
"Ese sol" que nos llenará el corazón de misericordia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

..."cada vez que llegas hasta aquí, un Arco Iris de estrellas une tu corazón al mío"...